Partida en dos

Digo estar partida en dos,
pero junto los pedazos porfiadamente.
Los pego con cinta adhesiva,
los hago convivir a la fuerza.
Las dos sangres transitando las mismas venas
Ahogándose la una en la otra.

Como los gatos y su huida a los tejados,
las revueltas nocturnas de arañazos y mordiscos,
la saliva, el semen, la acequia basural.
El tazón de leche tibia en la alfombra.
Siempre vuelven a su lugar
que es adentro y afuera.

Como el país que me cobija y me expulsa
y su hacer de explotadores y vencidos.
Allá el hambre amordazada de cuotas
entre paisajes grises y polvorientos.
Allá en la cúspide el lujo amurallado
en paraísos fiscales verdes, como un edén.

Partida en dos abrazo el mundo
y lo devuelvo asqueada y triste.
Salgo a encontrarlos y me escondo
en la noche larga de la espera.
Pregunto por las huellas de los humildes
y desnudo sin pudor a sus ídolos.

Partida en dos acaricio mis manos
que han caminado entre lo mortal
y lo sublime de la carne viva,
para ser olvidadas y olvidar
las guardo en los bolsillos
de las horas apacibles.

Pero junto los pedazos porfiadamente
los hilvano en verso cantado al oído,
que saluda a la muerte desde el amanecer.
Todavía me quedan unas cuantas páginas
para arrojarle al viento, sin más tinta
que las lágrimas de este engendro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Zur2

Pensando el rumbo de nuestra Mayúscula TransAmérica

chojesus

Poesias y pensamientos

El Quinto Patio

Mi espacio personal, la dimensión de mi pensamiento crítico. Nada del otro mundo...

la llaga

POESIA EXPUESTA

Ciencias Libertarias

Cada descubrimiento, cada progreso, cada aumento de la riqueza de la humanidad, tiene su origen en el conjunto del trabajo manual y cerebral, pasado y presente. Entonces, ¿qué derecho asiste a nadie para apropiarse la menor partícula de ese inmenso todo y decir: «Esto es mío y no vuestro»? Piotr Kropotkin

El Quinto Patio

Un vistazo a la realidad, en pocas palabras...

A %d blogueros les gusta esto: