Guerra de la mujer y la madre

 

La mujer y la madre que me habitan

batallan con fiereza la una contra la otra.

Puedo decir que no se soportan,

pero han llegado a pactar a mis espaldas,

alguna tregua.

Ambas son fuertes y poderosas,

saben golpear a la otra donde más le duela.

Así ninguna somete a la otra, y logran,

incluso a veces, no estorbarse demasiado.

Otras, no llegan a acuerdo, se acusan mutuamente

de egoísmos y necedad.

Pueden pasarse noches enteras sin dejarme dormir.

 

La mujer clava sus banderas a distancia

de privacía, silencio y soledad.

La madre las derriba como si no las viera

con el atropello de sus relojes, calendarios y rutinas.

Instala sus obligaciones y juicios morales

como reemplazo y la mujer se burla sin disimulo.

Hace fiestas, ventila el cuerpo y el deseo,

mientras la madre le tapa la boca para ahogar sus gemidos.

 

La mujer que me habita tiene sueños locos,

como aquel de levantarse una mañana cualquiera,

tomar unas pocas pertenencias y sin contarle a nadie,

arrojarse al primer bus que la lleve muy lejos, para siempre.

La madre, que tiene metida a fuego la idea

de la abnegación incondicional,

al intuir tal desliz,

finge por un tiempo que no la vigila más

hasta que se calme y se sienta a sus anchas.

Deja de criticarla cuando bebe, cuando duerme,

cuando se masturba o respira demasiado liviana.

 

La mujer tiene su vista permanente en un afuera

se deslumbra con facilidad con las luces y sombras

y atrae con su libertad al mundo entero.

La madre cierra su pequeño círculo

dejando afuera todo lo peregrino

tras las férreas barreras de su cárcel.

Comprueba cerrojos, esconde las llaves.

La mujer tuerce los barrotes y se vuelve un pájaro.

 

A veces es la madre la compungida.

Se arroja sobre un precipicio de castigos,

Y se lacera horriblemente con recriminaciones.

Nunca nada es suficiente para ella.

Y los hijos, saben manipularla demasiado bien

poniéndole encrucijadas imposibles.

Ahí la mujer se conmueve hasta lo indecible,

la rescata del fosos profundo y le cura,

la zamarrea un poco, le recuerda cada sacrificio

le regala armas para las nuevas batallas

que librará en lo futuro.

Se ofrece de aliada para doblegar al enemigo.

 

Cuando la madre se recupera

arremete con todas sus fuerzas,

pone morzadas, vendas y bozales a la mujer

para que no devele sus secretos.

No puede asumir que tenga algún flanco débil.

La mujer permanece a oscuras, inmóvil, asfixiada

Y termina desatando los monstruos del averno.

Rompe y quema, triza y rasga,

Se raja la garganta desde la boca al estómago

con las palabras más soeces y brutales

que encuentra en su repertorio.

 

Y así se la llevan, día y noche,

Mes a mes, año a año, la vida entera.

Solo de vez en cuando coinciden

en una sonrisa compartida.

Tras algo que parece una victoria mutua

y que yo no alcanzo a entender.

 

.

 

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Javier Labbé
    Dic 29, 2016 @ 02:31:09

    Qué hermosura de poema, Cote, te felicito. Es poner en palabras y hacer belleza de un conflicto derivado del machismo y de otro conflicto universal: el del apego vs la aventura. Muy bello y muy inteligente. Un abrazo!

    Javier

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

chojesus

Poesias y pensamientos

El Quinto Patio

Mi espacio personal, la dimensión de mi pensamiento crítico. Nada del otro mundo...

la llaga

POESIA EXPUESTA

Ciencias Libertarias

Cada descubrimiento, cada progreso, cada aumento de la riqueza de la humanidad, tiene su origen en el conjunto del trabajo manual y cerebral, pasado y presente. Entonces, ¿qué derecho asiste a nadie para apropiarse la menor partícula de ese inmenso todo y decir: «Esto es mío y no vuestro»? Piotr Kropotkin

El Quinto Patio

Un vistazo a la realidad, en pocas palabras...

A %d blogueros les gusta esto: