Camaradería

Camaradería

Me gusta la camaradería,
los encuentros de copas que se llenan mil veces
entre versos, citas, corolarios.

Ya me saqué de encima los adornos,
me lavé la cara, me puse de cabeza a leer,
me envolví de silencio para dejar adentro,
libres y sueltos los gritos
y también los murmullos.

Yo busco la idea, voy tras ella.
Tras de mi corre el romanticismo
y yo le huyo, como alma al diablo.
Le huyo, su melosidad me da escalofríos,
huyo hacia la idea y ella
siempre tiene algo que decirme.

Los gritos ajenos,
están cercándome en la noche
a veces, incluso en pleno día,
¡Qué poca noción del otro!
¿Qué figura espectral se les aparece tan diáfana?
Acaso yo misma, ignorada de mi,
inventada por otros
y a fuerza de la firma
de su genio y figura,
más viva y nítida que yo
y más asible, más verdadera.
Retiro esa máscara y me plantan otra y otra,
que es siempre la misma.

Yo huyo a refugiarme en un trazo de pintura,
en las páginas de los libros,
en una pieza musical antigua,
en un canto de violines.

Me ofrecen el pecho como moneda de cambio
y el sexo por refugio.
Entonces corro hacia mí,
mi refugio no está allá,
no es de carne ni de promesas
sino justo aquí mismo,
soy yo misma
eligiendo un trazo de pintura,
unas páginas de libro,
una pieza musical antigua,
un canto de violines.

Me gusta la camaradería
la hayo a poquitos, escondida entre juergas,
casi siempre vuelvo a tropezar en ella,
con cumplidos y frasecitas melosas.
Levanto mi copa, solitaria
y naufrago en argumentos.

chojesus

Poesias y pensamientos

El Quinto Patio

Mi espacio personal, la dimensión de mi pensamiento crítico. Nada del otro mundo...

la llaga

POESIA EXPUESTA

Ciencias Libertarias

Cada descubrimiento, cada progreso, cada aumento de la riqueza de la humanidad, tiene su origen en el conjunto del trabajo manual y cerebral, pasado y presente. Entonces, ¿qué derecho asiste a nadie para apropiarse la menor partícula de ese inmenso todo y decir: «Esto es mío y no vuestro»? Piotr Kropotkin

El Quinto Patio

Un vistazo a la realidad, en pocas palabras...