Mañana temprano

Mañana me levantaré temprano,
le ganaré a las sábanas la promesa de confortables siestas,
de vivir viendo pasar los segundos y la vida entera
ovillada en trenzas infinitas y concéntricas.

Me sacudiré la bota aplastante
que asfixia las otras promesas.

Saldré del agujero oscuro bajo la tierra
a galopar los caminos de este país destrozado,
a encontrarme con los amigos que sueñan con juntar los pedazos
y armar un sueño compartido, uno de a de veras.

Tengo que enfrentarme con esa mole dormida
que gruñe miedo y expele un nauseabundo retraso.

Mañana escupiré el fuego que incinere por fin esta levedad
de sucumbir antes de comenzar lo titánico
o lo ínfimo, lo de todos los días antes del café,
antes de estar preparado, porque nunca se está preparado.

Así que subiré montes de a uno hasta que sean miles,
gritando para que se sepa que aún alguien grita.
Para que los que también gritan oigan algo más que su eco
rebotando contra los rascacielos y los audífonos en el metro.

Mañana me levantaré temprano
a recoger de los campos las hebras de pueblo,
para sacudirlas hasta que vuelvan a vibrar en las manos
y a colorear los sueños que nos grisearon de un golpe.

Tan temprano que la luna me encuentre abatida
y la noche no sea más testigo de mi desvelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

chojesus

Poesias y pensamientos

El Quinto Patio

Mi espacio personal, la dimensión de mi pensamiento crítico. Nada del otro mundo...

la llaga

POESIA EXPUESTA

Ciencias Libertarias

Cada descubrimiento, cada progreso, cada aumento de la riqueza de la humanidad, tiene su origen en el conjunto del trabajo manual y cerebral, pasado y presente. Entonces, ¿qué derecho asiste a nadie para apropiarse la menor partícula de ese inmenso todo y decir: «Esto es mío y no vuestro»? Piotr Kropotkin

El Quinto Patio

Un vistazo a la realidad, en pocas palabras...

A %d blogueros les gusta esto: