Dolor de ignorancia

Me duele la poesía declamada entre poetas,
los libros apilados, adornando la casa de intelectuales.
Me asfixia la palabra en la boca, restada del mundo.
La palabra guardada para quien si la entienda.

Cuanto tormento se me viene sobre los hombros
cada vez que me atoro en respuestas no dichas.
Cada vez que me margina mi propia indiferencia,
que enmudezco y me vuelvo más ignorante.

Me duelen las conversaciones de bares.
Los sorbos de citas y paráfrasis enlutados.
La inmovilidad de beberse la impotencia
y brindar para olvidar lo que no hicimos.

Que pesadilla la distancia cuando se vive
como si comunicarse fuera lo mismo
que cruzar a nado y sin brazos
el más torrentoso de los ríos.

Me hunde hacia la nada indecible
el disfrute solapado de codearse con los eruditos.
La autocomplacencia de recibir sus elogios
por hilar cuatro frases de corrido.

Me duele la elevación que se respira
en aquellos cuartitos oscuros, de casas inasequibles.
Esos museos andantes que se repliegan en los rincones,
toda vez que no son puestos sobre una tarima.

Me trastorna vivir batallando por un lugar,
mientras mi tiempo deja de ser el tiempo de los otros.
Mientras pensar mundos posibles, se vuelve
un recurso para ganarse el derecho a la vida.

Me asquea el día en que me reconozco,
ignorando en los balbuceos rabiosos de otros,
a la idiota que escupió tales peroratas
y que hasta hoy escondo con vergüenza.

¡Cuánto aborrezco de mi misma por mis faltas!
Por faltarle a quienes me desafían con sus clamores.
Esos que suenan como ladridos de jaurías.
Que me arañan los oídos y las esperanzas.

Anuncios

chojesus

Poesias y pensamientos

El Quinto Patio

Mi espacio personal, la dimensión de mi pensamiento crítico. Nada del otro mundo...

la llaga

POESIA EXPUESTA

Ciencias Libertarias

Cada descubrimiento, cada progreso, cada aumento de la riqueza de la humanidad, tiene su origen en el conjunto del trabajo manual y cerebral, pasado y presente. Entonces, ¿qué derecho asiste a nadie para apropiarse la menor partícula de ese inmenso todo y decir: «Esto es mío y no vuestro»? Piotr Kropotkin

El Quinto Patio

Un vistazo a la realidad, en pocas palabras...