Las camas de las décadas perdidas

La pesadez que se derrumba
bajo las cobijas almidonadas
en busca de un calor esquivo
y tiritando de soledad.
Todo el peso del cansancio
desparramándose entre gestos.
La renuncia oleada y sacramentada
que no perdona y resiste al propio frío.

Del otro lado, alguien.

Vuelta la cara hacia un afuera, un más allá,
allá donde el pasado sea estrangulado,
y donde ningún rastrillo pueda sacar sueños nuevos
desde la gruesa costra del rencor.

Del otro lado, aún hay alguien.

Las rodillas y los codos dispuestos como misiles
rígidos y bordados de espinas.
Los omóplatos intentando desaparecer
hundidos hacia el vientre,
y las mejillas estampadas en la almohada
como náufrago aferrado a una orilla.

Del otro lado, a pesar de todo, hay alguien.

Los ojos mirando el familiar decorado
como quien se despierta en un lugar extraño
mientras la pregunta por los años idos
no termina de taladrar.

Del otro lado, alguien.

De espalda encorvada, respirando frio,
y los labios hundidos en el silencio.
El mismo silencio macilento del otro lado,
de ambos lados, de todos lados.

Alguien de décadas perdidas.
.
.

Anuncios

Ruido

Movimiento detenido, estático,
de una gotera que marca un ritmo,
de un desayuno cada mañana,
de un cigarrillo recién encendido.

Ritmos incesantes, re-iteraciones.
Flujos que fuyen hacia ninguna parte,
repeticiones que resuenan, ecos.
Un presente que renueva el presente.

Sonido dislocando un silencio,
que se colma y se vacía al mismo tiempo.
Compases desmembrados en el espacio
y rellenan los agujeros del sentido.

Vida y muerte, de la mano,
desplazamiento aquietado en seco
por la marcha in-(sensible)
de los golpes secunderos.

.

.

Las huellas de los amantes

Se reescribe la historia propia como se desgrana una fruta

urgueteando entre los pliegues jugosos, dulces, ácidos, duros,

donde se acumularon gestos de otros a madurar con la fibra.

.

Desde bien temprano, una mañana de domingo, en medio de un desayuno
/servido a punto

se revela la necesidad de una cierta caricia, un cierto tipo de placer matutino

que jamás dejó de caminar entre el sopor que se deja caer tras las resacas,
/como una costumbre.

.

Macerándose entre imaginerías dispares y una majamama de ingredientes

arrancados todos a un tiempo siempre circular y arbitrario,

las huellas de los amantes, como venidas de otros mundos, se funden y me aroman.

.

.

chojesus

Poesias y pensamientos

El Quinto Patio

Mi espacio personal, la dimensión de mi pensamiento crítico. Nada del otro mundo...

la llaga

POESIA EXPUESTA

Ciencias Libertarias

Cada descubrimiento, cada progreso, cada aumento de la riqueza de la humanidad, tiene su origen en el conjunto del trabajo manual y cerebral, pasado y presente. Entonces, ¿qué derecho asiste a nadie para apropiarse la menor partícula de ese inmenso todo y decir: «Esto es mío y no vuestro»? Piotr Kropotkin

El Quinto Patio

Un vistazo a la realidad, en pocas palabras...