Destierros

Rondas de Gabriela en los libros Santillana.

¿Y dónde quedó Gabriela, la Gabriela lesbiana?
Su pasión ardorosa y lengua afilada,
se esconden dormidas bajo el ropaje con que le cubre
De “todas íbamos a ser reinas” y “piececitos de niño”
el romance dulce y la ternura materna.

Tonadas de Violeta canturreando en las guitarras.

¿Y dónde quedó Violeta, la Viole revolucionaria?
Su labia furibunda frente a los opresores
palidece inexorable en las melódicas y románticas,
“jardineras” y “agradecimientos a la vida”.
Sus “maldiciones al cielo” se la llevaron de un tiro.

Poemas de Neftalí oliendo a “neftalina”.

¿Y dónde quedó Pablo, el Pablo de la lucha proletaria?
“sus veinte poemas de amor” se robaron la pantalla
y su única desesperación nunca fue cantada.
En las “alturas de Machu Pichu” la noche estrellada
no ve el cadáver envenenado de dictaduras.

Obra de los destierros, coraje del desperdicio.

Los laureles con que cubren sus preseas
devoran con cada aplauso un poco más de su sentido.
Claman por belleza y mientras,
hasta borrar el último rastro y vestigio,
los perros devoran la médula de los huesos.

Que no quede huella de violencia en el paraíso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

chojesus

Poesias y pensamientos

El Quinto Patio

Mi espacio personal, la dimensión de mi pensamiento crítico. Nada del otro mundo...

la llaga

POESIA EXPUESTA

Ciencias Libertarias

Cada descubrimiento, cada progreso, cada aumento de la riqueza de la humanidad, tiene su origen en el conjunto del trabajo manual y cerebral, pasado y presente. Entonces, ¿qué derecho asiste a nadie para apropiarse la menor partícula de ese inmenso todo y decir: «Esto es mío y no vuestro»? Piotr Kropotkin

El Quinto Patio

Un vistazo a la realidad, en pocas palabras...

A %d blogueros les gusta esto: