Resentidos

Puedo cerrar los ojos y traer a mis manos
el recuerdo de las manos de mi padre
tomándolas con ternura y firmeza.
Repasar los largos años de amargura
en que se ennegreció mi infancia
desde que nunca más.

Siento, sentí, sentiré,
y sobre todo resiento.

Puedo cerrar los ojos y traer a mi boca
el sabor del hambre acumulada,
el dolor de la fatiga arañando el estómago,
el hedor de la mugre decorando la casa.
Respirar profundo y saborear la miseria
que abrazó mis pasos de niña.

Siento, sentí, sentiré,
y resiento una vez más.

La imagen de la muerte
escalando desde los cimientos
para devorar la felicidad de mi madre.
Robarle la ternura,
destrozarle la paciencia,
arrancarle de cuajo el amor de un solo golpe certero,
largo, agónico, traicionero.

No necesito cerrar los ojos para ver su fantasma revolviendo mi propia vida.

La bruma de la memoria gastada
me arroja sobre un infierno de sombras.
La historia contada que nunca termina de doler
y de adquirir existencia propia
transformándose en el tiempo,
para desalojarme del suelo firme
y despedirme a un páramo desolado y sin retorno.

Siento, sentí, sentiré,
Resiento angustiosamente.

La falta, la insistente y porfiada falta,
que anuncia su condenada presencia
con cada despuntar del alba
y con cada luna nueva.
La dolorida carencia
que encarece el estar vivo.

Siento, sentí, sentiré,
resentidamente…

Después de todo lo arrebatado
después de todo lo trastocado
todo lo destrozado,
lo dañado y lo enturbiado,
no me pedirán que olvide y perdone.
No me abofetearán de nuevo.
No escupirán sobre mis antiguas
y renacidas lágrimas, su indolencia.

Después de todo, quiénes son para llamarme resentida.

 

 

 

 

Anuncios

10 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ilka Oliva
    Feb 13, 2013 @ 16:50:09

    Me encanta, canta canta canta canta ésa es la música del alma que, algunas veces compone ritmos de alegría en otras de pesar todos son bienvenidos… Porque nos permiten ventilar aquellos recónditos espacios ensombrecidos. Besos.

    Responder

    • coteavello
      Feb 13, 2013 @ 19:47:25

      Muchas gracias Ilka. Realmente esto me lo he sacado con dificultad de las entrañas, de la historia y me gusta mucho poder compartirlo. Con esto también me doy al mundo.

      Responder

  2. elquintopatio
    Feb 13, 2013 @ 17:49:47

    Brillante, puedo verlo (y resentirlo).

    Responder

    • coteavello
      Feb 13, 2013 @ 19:50:35

      Es una defensa muy política en la disputa por el lenguaje que hay que arrebatarle a los poderosos, siempre señalando como resentidos a quienes son víctimas de sus atrocidades. Cómo si no hubiera motivos para sentir y resentir. Muchas gracias Carola por el apoyo.

      Responder

  3. Trackback: La dignidad de los rebeldes rojos. | Crónicas de una Inquilina.
  4. Trackback: La dignidad de los rebeldes rojos - La Balanza Prensa la Noticia
  5. Trackback: La dignidad de los rebeldes rojos ‹ .:: SomosMass99 ::.
  6. Trackback: La dignidad de los rebeldes rojos - El Quinto Poder
  7. Trackback: Resentidos |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

chojesus

Poesias y pensamientos

El Quinto Patio

Mi espacio personal, la dimensión de mi pensamiento crítico. Nada del otro mundo...

la llaga

POESIA EXPUESTA

Ciencias Libertarias

Cada descubrimiento, cada progreso, cada aumento de la riqueza de la humanidad, tiene su origen en el conjunto del trabajo manual y cerebral, pasado y presente. Entonces, ¿qué derecho asiste a nadie para apropiarse la menor partícula de ese inmenso todo y decir: «Esto es mío y no vuestro»? Piotr Kropotkin

El Quinto Patio

Un vistazo a la realidad, en pocas palabras...

A %d blogueros les gusta esto: